Cómo ir vestida a una cita de negocios

¿Usted acaba de obtener una cita de negocios importante? ¿Quiere lucir bien y negociar con éxito el contrato? ¡Tendrá que confiar en usted y en su conocimiento para responder a este desafío, y para eso, primero debe estar bien consigo mismo! Para las mujeres, vamos a ver cómo vestirse para una reunión de negocios.

Primera etapa: preparación de la cita

Para las mujeres y los hombres, es importante estar perfecto durante ese día, para dar una buena impresión desde los primeros segundos. Para esto, se debe usar ropa hecha con tejidos de calidad, bien doblada. De hecho, hay que elegir la ropa no demasiado grande ni demasiado apretada, porque pondrá demasiado en relieve sus formas, si usted es una mujer.

Ponerse en contexto: vestirse para una reunión de negocios, estar en armonía con su público. Si está trabajando en una gran empresa, su aspecto debe permanecer clásico y elegante. Por ejemplo, un traje pantalón es perfecto. También puede optar por un pantalón “pitillo” con una blusa de seda y una chaqueta boyfriend.

Si usted trabaja en un ambiente artístico o de comunicación, se puede optar por ropa más estilizada. En este caso será más oportuno optar por un vestido con flores, botas bajas y una chaqueta de color.

Si la cita es por la noche durante una fiesta y/o al restaurante, lo ideal es usar un vestido largo, generalmente de color negro.

Vestido sin tirantes negro intenso en H&M o Rosegal , los puedes conseguir en https://www.mascupon.com.mx.

Pantalones elegantes con Asos , Osöm

Para la próxima cita, apostar por un armario neutro, que consiste en un traje azul marino o negro, una falda clásica y pantalones de vestir, con que se puede usar blusas de color beige, blanco o gris.

Evitar esto:

-Demasiada ropa sexy como mini faldas y escotes (se perderá la atención del cliente)

-Camisa transparente, demasiado corto o demasiado apretado

-Tacones muy altos

Es importante recordar que si tenemos cualquier duda a la hora de qué marcas elegir podemos acudir a Amazon, ya que encontramos una gran variedad de marcas que nos podrán sacar de un apuro.

Lo lógico es que usted esté aspirando a un puesto en su propia ciudad, pero si es de esas personas a las que les gusta la aventura y prefieren aplicar en otras ciudades, un punto importante es llegar a tiempo a la “cita”. Para ello, lo primordial es escoger un vuelo con una compañía de confianza (Vueling, Iberia, etc.). Una vez lleguemos a la ciudad, en caso de tener tiempo, sería conveniente acudir al hotel a prepararnos bien para la entrevista. Una vez lo tengamos todo preparado, todas las cartas están echadas. ¡Suerte, y al lío!

Evita estos errores de emprendimiento

  • Propuesta de valor: Como cualquier empresa, un negocio emergente debe cuidar la propuesta de valor con la que sale a buscar clientes, es decir, no basta con tener una buena idea, hay que convencer al mercado. Para ello, lo principal es tener claridad al comunicar qué es aquello que estamos ofreciendo. En este sentido, debemos alejarnos de las ambigüedades, de los clichés, del eterno lugar común. Si a mí me ofrecen el mejor servicio, con la mejor calidad, al mejor precio, y, además, me lo entregan en la casa, pero no me saben explicar con precisión qué es y para qué me va a servir, lo más probable es que nunca lo vaya a comprar. Por lo tanto, si no podemos definir rápido y bien qué estamos proponiendo al mercado, qué necesidad estamos resolviendo y cómo nos diferenciamos de los demás, lo mejor será tomar un poco de tiempo para reflexionar y precisar.
  • Montos y tiempos: Es preciso conocer con exactitud cuánto vamos a necesitar para arrancar el negocio y en qué momento lo vamos a requerir. Es decir, es imprescindible conocer los flujos de efectivo del negocio: cuándo va a entrar el dinero, cuándo va a salir y en qué cantidades.
  • Distribución: La complicidad de los distribuidores es vital para asentar el producto o servicio en la preferencia de los clientes. La forma en la que vamos a hacer llegar nuestra oferta a los consumidores es la garantía para que el negocio se repita o para que jamás se vuelvan a acercar. La distribución debe cumplir varias promesas: entregar en la fecha compromiso y en forma óptima. El producto no puede llegar tarde ni roto ni echado a perder.
  • Promoción: Éste es el factor crítico que muchos emprendedores pasan por alto. Los operadores de negocios emergentes deben estar dispuestos a dedicar esfuerzos, tiempo y recursos para llegar al éxito. No, las campañas en redes sociales ya no son suficientes para dar a conocer su producto o servicio; es necesario ir más allá. Los tiempos en los que a través de anuncios en internet se despertaba el interés de los consumidores ya pasaron a la historia. Hoy, muchos negocios alternativos están cayendo en el error de circunscribirse únicamente a promocionarse por medios electrónicos y cosechan resultados pobres. Es necesario tener en cuenta mayores puntos de contacto con sus clientes objetivo, ir a exposiciones, publicitarse en revistas especializadas, salir a la calle, sensibilizar el mercado: elevar la mano en forma física y decir ¡aquí estoy!
  • Exceso de parquedad: Es verdad, uno de los pilares que sustenta el modelo de startup es la frugalidad, es decir, se basa en un uso moderado de los recursos con el fin de optimizarlos. Se trata de operar estructuras sencillas con costos mínimos para perseguir ganancias que crezcan en forma exponencial. Sí, el error de muchos emprendedores es que entienden mínimos como sinónimo de nulos. No, no existen proyectos costo cero, que no generen gastos y que además den utilidades. Ser conscientes y cuidadosos con los egresos significa estar pendientes de poner el dinero en lo que de verdad va a redituar. Cuando se cierra la bolsa por completo, le cortamos la fuente de oxígeno al negocio y ahogamos el proyecto.
  • No buscar ayuda: Muchos emprendedores evitan buscar consejo, prescinden de las asesorías y se rehúsan a pagar expertos. Cuando el emprendedor no entiende que es imposible ser experto en todo y se niega a pedir apoyo, se cierra la posibilidad de llevar su negocio a mejor puerto. Ojos experimentados pueden evitar ciertos riesgos, alertar sobre las debilidades del negocio, saben distinguir oportunidades y cimentar fortalezas que, tal vez, quien emprende no ha logrado vislumbrar.
  • Creer que la ayuda debe ser gratuita: Un error común es pensar que la ayuda, capacitación, consejo debe ser pro bono. Lo que se detenta como gratis, generalmente tiene costos ocultos que de todas formas hay que pagar. Se paga la falta de oportunidad, de precisión, de calidad; se queda a deber un favor, se genera molestia, se bloquea la continuidad. En cambio, pactando una tarifa adecuada, el emprendedor tiene derecho a exigir y obtener lo que realmente necesita. Los servicios profesionales, el consejo experto, debe ser facturado y pagado con gusto.

 

La estrategia de marketing para un negocio de moda

Como director creativo, supervisarás múltiples partes de la estrategia de marketing para un negocio de moda. En una marca de moda, la persona que diseña y desarrolla el producto a menudo también es responsable de las campañas publicitarias y la comunicación de la marca.

Cómo construir una estrategia de marketing para un negocio de moda

Conoce a tu cliente

Un diseñador debe tener un cliente objetivo específico en mente a medida que desarrollan la colección. Piensa en su estilo de vida, presupuesto y lo que es importante para ellos. La comprensión de todas estas cosas te ayudará a comunicarse con tu cliente potencial y crear conciencia sobre tu marca.

Historia de marca

Para empezar la estrategia de marketing para un negocio de moda debes darle reconocimiento a tu marca, es lo que la gente va a hablar cuando piensan en tu marca. Se resume por qué existe la marca y cuáles son las características únicas de tus producto que lo hace distinto de todo lo demás en el mercado.

El marketing Mix: Las cuatro P

La mezcla de marketing es un conjunto de herramientas que permiten diseñar una estrategia de marketing para un negocio de moda de forma clara.

Producto: La industria de la moda tiene todo tipo de productos diferentes. Puedes ser reconocido por el calzado, vestidos de noche o ropa deportiva. Sé específico sobre lo que estás vendiendo.

El Precio: efectivamente te posiciona en el mercado. Esto determina quiénes son tus competidores y tus clientes pontenciales; al igual de la calidad y los diferentes materiales que vas a utilizar para tus productos.

El lugar o distribución (Place): es donde distribuir y vender tus productos a los clientes. Quieres asegurarte de que tu producto está disponible donde tu cliente va a comprar y en un lugar que es coherente con el posicionamiento de tu producto.

Promoción y publidad: incluye todos los esfuerzos de promocionar tu marca, desde el marketing tradicional con publicidad y PR, hasta el marketing digital con presencia en las redes sociales. Hoy en día es absolutamente esencial tener un sitio web y una presencia digital.

La publicidad puede ayudarte a llegar a una gran audiencia, controlar y aumentar el conocimiento de la marca y asegurar la cobertura de la prensa. Sin embargo medios pagados tiene un alto costo y probablemente será mucho tiempo antes de que puedas permitírtelo. El potencial real para mover tu marca en términos de imagen es la presencia digital.

Relaciones públicas

Cuando tienes cosas que compartir, los nuevos productos que salen o anuncios a hacer, será una parte clave para la construcción de tu marca; por ende es importante utilizar diferentes tipos de medios publicitarios. Por lo tanto, debes construir una buena relación con la prensa, especialmente los que han tomado interés en tu producto y lo que estás haciendo.

Social Media

Los medios de comunicación más influyentes hoy en días son las redes sociales. Son una forma poderosa y asequible para crear conciencia sobre tu marca; es por eso que debes tener una cuenta en las plataformas que se dirigen a su cliente objetivo. Ten en cuenta que se necesita tiempo y recursos para administrar y proporcionar contenido en las cuentas sociales, por lo que es probablemente la elección correcta comenzar con sólo uno o dos canales de medios sociales. La comunidad de la moda realmente se dedica primero a Instagram y luego a Facebook.

Prepararse para emprender un negocio de moda

El negocio de la moda está en auge. Permite a los diseñadores dar rienda suelta a su imaginación y creatividad. Lanzando colecciones que te permiten soñar. La moda ya no está en manos de unos pocos y se está democratizando. Emprender un negocio de moda parece un sueño fácilmente alcanzable.

En este marco socio económico es normal que las ideas de empezar un nuevo negocio surjan y nos planteemos emprender. Muchos jóvenes diseñadores se apresuran a crear un negocio, atraídos por el glamour y la diversión que se asocia con la industria de la moda. Hay maravillosas historias de jóvenes talentosos diseñadores que se gradúan, emprenden su negocio y son catapultados al éxito.

Pero luego hay otras historias, las que oímos menos. Las empresas fallidas, esperanzas arrasadas por la crueldad de este sector. La moda es un entorno turbulento. Los cambios son constantes y por ende debes adaptarte en todo momento, pero sin olvidar la parte más empresarial.

Para tratar de evitar esto, es necesario empezar el negocio en el momento adecuado.

Una de las preguntas más comunes que me hacen los diseñadores que acaban de salir de la escuela de moda (a nivel de licenciatura y maestría) es: “¿Debo comenzar mi propio negocio o debo ir a trabajar para una gran casa de moda?”. La verdad es que la respuesta correcta depende de ti y tus objetivos.

En este primer artículo sobre el negocio de los fundamentos de la moda, vamos a plantear las preguntas que necesita para tomar la decisión correcta.

¿Quiero emprender un negocio realmente?

Nuestro propio negocio puede significar ver nuestros diseños en fiestas, viajes, eventos en el que tú eres el protagonista. El genio creativo. Pero hay que ver más allá.

Emprender un negocio de moda significa disciplina. Significa controlar el stock, el almacén, controlar el cashflow de nuestra empresa, encargarse de la promoción, contabilidad, etc. Esto se resume a que posiblemente gastes menos del 10% de tu tiempo en diseñar, mientras que el resto del tiempo administrarás la producción, enviarás ropa a revistas, negociar con proveedores, empleados, etc.

Los primeros años vivirás pensando en tu negocio 24/7.  No trato de desanimarte. Simplemente intento que seas consciente de que detrás de una empresa de moda hay mucho más que diseñar. Sobre todo, al principio. Posteriormente a medida que generes ingresos podrás delegar y externalizar.

Comenzar un negocio requiere tenacidad, resistencia y dedicación. La creación de un empresa de moda es aún más difícil porque se trata de una industria muy competitiva.

Con el fin de tener éxito, debes pensar en ti mismo primero como CEO, y segundo como diseñador de moda. Un CEO es un gerente de personas, finanzas y procesos. Por lo tanto, tendrás una gran responsabilidad y deberás enfrentarte a importantes decisiones de negocios cada día.

La decisión es tuya

Si todo esto te ha echado para atrás, es fácil, consigue experiencia y sobre todo recursos trabajando para otros antes de iniciarte en la aventura. Tu momento llegará si confías en ti mismo.

Si aun así estás determinado a continuar, sigue los consejos de este blog. Porque vamos a ayudarte en todo lo que podamos.

Ventajas fiscales para las startups

España cuenta, actualmente, con miles de startup (más de 3.000 según datos de startupxplore) lo que demuestra que estamos ante un sector en auge en nuestro país. Sin embargo, que un emprendedor consiga financiación para su proyecto sigue siendo un trabajo bastante complicado al igual que lo es que un inversor se decante por entrar en este tipo de negocio.

A día de hoy, invertir en una startup implica riesgos que deben ser tomados en cuenta pero, también, tienen que tenerse en consideración las nuevas ventajas fiscales para inversores que han entrado en vigor este año y que les proporcionan una mayor rentabilidad.

Desde la compañía Ad&Law (www.adandlaw.com), expertos en asesoramiento fiscal, legal y financiero, aconsejan realizar la inversión en una startup a través de una persona física y no de una sociedad, ya que así se podrá aplicar la deducción por inversión en empresas de nueva o reciente creación, siempre que se cumplan los requisitos establecidos en la Ley de IRPF. En este caso el porcentaje deducible es de un 20%, con una deducción máxima de 50.000 euros en empresas de no más de 3 años.

Tributar

Otro beneficio que supone entrar en una startup como persona física y no como sociedad es que este año ha bajado entre 1 y 3 puntos el tipo de gravamen en el IRPF para los inversores que vendan su participación, en caso de que haya plusvalía. Así, este año tendrán que tributar al 20% si la base imponible es de 6.000 euros, al 22% si se encuentra entre 6.000 y 50.000 euros; o, al 24% si es de más de 50.000 euros. Por contra, si se decide invertir como sociedad la tributación puede ser del 25%, si es una empresa de reducida dimensión, o al tipo general del 30% (28% en 2015 y 25% en 2016).

Además, a partir del 1 de enero de este año se han derogado tanto la deducción del 10% por reinversión de los beneficios extraordinarios como la deducción por inversión de beneficios que disfrutaban hasta la fecha las empresas, por lo que se refuerza aún más el consejo de entrar en estas sociedades (nuevas o recientes) como persona física en lugar de con sociedades vehículo.