Claves para lanzar una startup exitosa

Infortunadamente las estadísticas muestran que las empresas jóvenes y exitosas son poco comunes, ya que 90 por ciento de las empresas jóvenes, más conocidas como ‘startups’, fracasan. Por eso, si usted está pensando en crear una nueva empresa, es importante que sepa las tres claves que han hecho el 10% restante de los ‘startups’ exitosos.

Identificar un problema o necesidad común y la manera cómo resolverla es un factor decisivo para el éxito de una empresa. Si usted se encuentra que algún problema cotidiano podría ser satisfecho por esa idea de producto, y además usted observa que esa necesidad es común a su alrededor, su idea tiene potencial. Para eso es necesario que se enfoque en suplir una necesidad que actualmente no es resuelta por algún producto o servicio.

Las soluciones no siempre son del todo originales, sino más bien una réplica de algún producto que ya existe pero cubriendo un mercado donde actualmente no llega ese servicio. Por ejemplo, suponga usted que existe una empresa que le garantiza encontrarle un nuevo empleo en menos de un mes en caso de pérdida de trabajo, pero esta empresa sólo opera en los Estados Unidos. Por lo tanto, existe el potencial de replicar esta idea para otros mercados como América Latina, Europa, Asia, etc. No obstante, estas ideas réplicas son mucho más vulnerables a la creación de una idea original, pues corre el riesgo que las empresas con más experiencias y recursos eventualmente penetren el mercado que usted piensa atacar.

Entender los cambios en la industria, regulatorios y en comportamiento del consumidor son claves para el tiempo de ejecución de su negocio. Imagine usted que Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, hubiera tratado de crear el concepto de redes sociales 30 años atrás, donde el acceso al internet era mucho más limitado, y el internet era más utilizado como herramienta de trabajo que de entretenimiento. En ese caso, Facebook sería simplemente una historia de fracaso. El tiempo en el cual usted está atacando esa necesidad podría ser en varias ocasiones más importante que la idea per se. Si quiere que su startup sea exitoso, su producto tiene que ser perfecto para el mercado actual.

Por último, enfóquese en realizar una ejecución impecable. Recuerde que no le sirve de nada tener una idea sin llevarla a cabo, y para eso mismo, necesita rodearse del equipo de trabajo adecuado para crear ese plan de ejecución. Una empresa exitosa nunca sale a flote por el trabajo de una sola persona. Por eso es necesario estar dispuesto a darle participación accionaria de la empresa a las personas claves para llevar la ejecución que usted necesita. Los creadores de empresas muchas veces tienen el perfil de soñador, sin embargo necesitan personas con otros perfiles, como el calculador, el pesimista, el técnico, entre otros. Asimismo, una empresa joven con perfil de éxito tendrá que enfrentar a VCs (inversionistas institucionales), abogados, reguladores, consumidores, etc., y probablemente, si usted es el fundador de la compañía, será el menos preparado para enfrentar las diferentes etapas de la compañía.

Ventajas fiscales para las startups

España cuenta, actualmente, con miles de startup (más de 3.000 según datos de startupxplore) lo que demuestra que estamos ante un sector en auge en nuestro país. Sin embargo, que un emprendedor consiga financiación para su proyecto sigue siendo un trabajo bastante complicado al igual que lo es que un inversor se decante por entrar en este tipo de negocio.

A día de hoy, invertir en una startup implica riesgos que deben ser tomados en cuenta pero, también, tienen que tenerse en consideración las nuevas ventajas fiscales para inversores que han entrado en vigor este año y que les proporcionan una mayor rentabilidad.

Desde la compañía Ad&Law (www.adandlaw.com), expertos en asesoramiento fiscal, legal y financiero, aconsejan realizar la inversión en una startup a través de una persona física y no de una sociedad, ya que así se podrá aplicar la deducción por inversión en empresas de nueva o reciente creación, siempre que se cumplan los requisitos establecidos en la Ley de IRPF. En este caso el porcentaje deducible es de un 20%, con una deducción máxima de 50.000 euros en empresas de no más de 3 años.

Tributar

Otro beneficio que supone entrar en una startup como persona física y no como sociedad es que este año ha bajado entre 1 y 3 puntos el tipo de gravamen en el IRPF para los inversores que vendan su participación, en caso de que haya plusvalía. Así, este año tendrán que tributar al 20% si la base imponible es de 6.000 euros, al 22% si se encuentra entre 6.000 y 50.000 euros; o, al 24% si es de más de 50.000 euros. Por contra, si se decide invertir como sociedad la tributación puede ser del 25%, si es una empresa de reducida dimensión, o al tipo general del 30% (28% en 2015 y 25% en 2016).

Además, a partir del 1 de enero de este año se han derogado tanto la deducción del 10% por reinversión de los beneficios extraordinarios como la deducción por inversión de beneficios que disfrutaban hasta la fecha las empresas, por lo que se refuerza aún más el consejo de entrar en estas sociedades (nuevas o recientes) como persona física en lugar de con sociedades vehículo.